fbpx

La improvisación interválica paso-a-paso:

El moderno sonido de las viejas tríadas

Aprovechando la invitación para impartir una Masterclass en el IX Encuentro de Amigos del Saxo (Saxociación) hoy os traigo un post donde trato de explicar mi ponencia sobre los recursos para la improvisación interválica, para todas y todos aquellos que no pudisteis estar en Sevilla el pasado 27/10/18.
La primera persona que me habló de esta técnica fue Joaquín Chacón en 2005 mientras cursaba Combo de Jazz bajo su tutela en Musikene.

Un año más tarde, en 2006, el gran Jerry Bergonzi me voló la cabeza en un curso presencial en Cádiz, donde nos explicaba su Volumen 7 de la Inside Improvisation Series, llamado Hexatonics.

Luego llegó el turno a los libros de Gary Campbell Walt Waiskopf… todos ellos grandes libros pero que, a la hora de la verdad, tenían un enfoque que no siempre me ayudaba a sacar el máximo partido a esta técnica.

Y, por si te cabe la duda, a día de hoy en 2018 aún sigo investigando sobre este tema porque me apasiona y porque, como en todo en la vida, hay distintos niveles de profundización. Siempre se puede añadir una capa de complejidad, por ejemplo, añadiendo notas de color… pero ¡empecemos por el principio!

Aquí tienes a Michael Brecker, quien fue mi referente principal durante muchos años, hablando precisamente de cómo encara la práctica diaria del saxofón y de las relaciones entre Tríadas [en inglés, sorry].
Y es que lo que todos estos autores llaman de forma distinta, no es más que una misma fórmula para crear melodías que se aleja del patrón escalar (que responde a un concepto horizontal) y que explora un enfoque más interválico (en consonancia con un concepto más vertical).

Si bien es verdad que a veces se corre el riesgo de sonar muy a “ejercicio” cuando utilizamos este tipo de enfoque para la improvisación, si lees este artículo hasta el final, encontrarás una serie de consejos para sonar más natural u “orgánico” como dicen los Yankees.

Pero, ¿qué es un “Par de Tríadas” y cómo funcionan? En principio, el concepto es tan simple como su propio nombre indica:

En cada modo hay siete notas diferentes, cada una de ellas con un nombre distinto. Tomemos, por ejemplo, el modo Do Dórico (constituido por las notas  C, D, Eb, F, G, A, Bb):

Sobre cada una de esas siete notas, construimos triadas añadiendo dos terceras superpuestas (me refiero a intervalos de terceras diatónicas, es decir, que respetan las alteraciones de la tonalidad, en este caso 2 bemoles).

A estas tríadas las analizamos con números romanos. Cada número hará alusión a la posición de la tríada dentro de la escala y al intervalo que forma con respecto a la Tónica. Son los llamados GRADOS de la ESCALA.
En un primer acercamiento a esta herramienta, sólo elegiremos las Tríadas Mayores por ser las más estables (sonido más consonante), y las emparejaremos de dos en dos cubriendo todas las posibilidades. De esta forma obtenemos tres parejas o pares de triada:

Eb y F

Eb y Bb

F y Bb

Como puedes observar, nos salen tres parejas distintas pero, si te fijas con atención, tan sólo una de estas parejas contiene seis notas distintas. Esta es la que mejor cumplirá nuestro objetivo y de ahí toma el nombre el libro de Jerry Bergonzi – Hexatonics, ya que se trata de jugar con seis de las siete notas que componen el Modo que queramos expresar en lenguaje triádico (concretamente, el modo Dórico en este ejemplo).

La regla de oro es que entre la dos tríadas no puede haber ninguna nota en común.

Recuerda la fórmula:

Podemos determinar, por tanto, que conseguimos el sonido o color DÓRICO usando las Tríadas Mayores sobre los grados bIII y IV, ya que en C-7 Dórico hemos elegido las Tríadas Mayores sobre Eb y F, (Grados bIII y IV, respectivamente).

Sin olvidar que:

En términos matemáticos al usar 6 de las 7 notas que conforman el modo, significa que estamos cubriendo el 85% del sonido o color del modo en cuestión… no está nada mal, ¿eh? sobre todo, teniendo en cuenta que nuestra mente tan sólo está pensando en dos tríadas mayores y eso es una tarea tan simple que nos deja muchos recursos cerebrales para jugar con la creatividad.

Pero… ¿cuáles son esos secretos que esconden los pares de tríadas?

Los pares de tríadas esconden varios secretos, convirtiéndose en un enfoque especial y distinto para encarar la improvisación:

– Su estabilidad. La estructura interna de las tríadas generan una línea melódica con una lógica interna independiente.  Son melodías fuertes y efectivas independientemente de su relación (o falta de relación) con la armonía subyacente.

– Al ser una selección limitada de seis notas, se concreta la sonoridad del acorde/escala del momento, permitiendo nuevas posibilidades melódicas.

– Cada una de las tríadas expresan una tonalidad en sí misma. Por tanto, al usar ambas creamos un efecto de bitonalidad. Este efecto se multiplica cuando usamos dos tríadas sobre un tono que no está presente en ninguna de estas dos tríadas.

Y si bien es verdad que para adentrarnos en el mundo de los Pares de Tríadas tendremos preferencia por las Tríadas Mayores, por su claridad y estabilidad, lo cierto es que cualquier tipo de triada básica nos vale:

Mayor, Menor, Aumentada y Disminuida (de momento excluiremos las tríadas sus2 y sus4 que tanto les gustaban a Coltrane)

Ahora sólo tenemos que asegurarnos de que vamos alternando entre las dos tríadas para permitir a nuestros oídos fundir sus sonido en uno sólo: el sonido o color del modo que queremos expresar.

La pareja más básica posible la forman 2 Tríadas Mayores a distancia de 1 Tono

Probablemente te estés preguntando cómo puedes sacarle partido a esta técnica. Déjame decirte que lo primero que necesitas es una metodología clara para familiarizarte con ellas, si no, siempre estarás dando palos de ciego.

En este sentido, yo trabajo sobre 4 combinaciones de direcciones a las que asigno las letras A, B, C y D, respectivamente.

A

↑↑

Up/Up

B

↓↓

Down/Down

C

↑↓

Up/Down

D

↓↑

Down/Up

Ahora podemos empezar a trabajar con distintos tipos de patrones para familiarizarnos con el sonido a la vez que los dominamos técnicamente. Lo primero que haremos va a ser practicar en todas las tonalidades combinaciones de 2 Tríadas Mayores a distancia de 2ª Mayor (1 tono). En total serán estas 12 parejas distintas que he listado en orden cromático ascendente. ¿Recuerdas la pareja Eb y F que salía del modo C- Dórico? Es el 4º Par de Tríadas de esta lista:

 

1) C y D 2) Db y Eb 3) D y E
4) Eb y F 5) E y F# 6) F y G
7) F# y G# 8) G y A 9) Ab y Bb
10) A y B 11) Bb y C 12) B y C#
Independientemente de si subo o bajo a través del registro de mi instrumento, trato de practicar todas las combinaciones posibles.

Por ejemplo: 4A, 4B, 4C y 4D… luego sigo con cualquier otro par de tríadas distinto. El objetivo es que tanto el sonido como la digitación de todas ellas te resulten igual de familiar.

Recuerda que esto no es más que un ejercicio introductorio y sólo sirve para tomar familiaridad con esta herramienta.

 

– Por supuesto, hay que trabajar diferentes compases, diferentes figuras rítmicas, etc… Se pueden hacer desplazamientos métricos muy interesantes, por ejemplo, con el simple hecho de eliminar las figuras de negra del ejemplo anterior y tocar las tríadas en corcheas conseguimos tocar 3/8 sobre 4/4. Es decir, tocamos elementos IMPARES -las tríadas- sobre una métrica PAR -la figuración en corcheas-.

 

– También se pueden añadir aproximaciones diatónicas y cromáticas a algunas notas de la tríada.

 

– O añadir conexiones cromáticas entre las propias notas de la tríada.

 

– Se puede jugar con tríadas paralelas a estas, creando una sensación OUTSIDE. Por ejemplo, usando Eb y F, y sus respectivos tritonos A y B.

 

– Etc…

PRUEBA AHORA LAS TRÍADAS DE Eb y F SOBRE ESTOS AUDIOS

Elige el más conveniente según el instrumento que toques

Una vez que tengo dominadas las 12 parejas y las 4 direcciones posibles, ya sólo nos queda ser creativos con el ritmo y la interválica e incluir algunas notas de paso (cromáticas o diatónicas).

 

Pongamos un ejemplo real. Aquí tenemos a Bob Mintzer, en su álbum Bop Boy (disponible aquí), tocando Blue Bossa… un tema que seguro que conoces. Veamos con qué sutileza utiliza las tríadas.

Transcripción del Ejemplo #1, Bob Mintzer improvisando sobre Blue Bossa

TABLA DE EQUIVALENCIAS

(NIVEL BÁSICO: Tríadas Mayores y menores)

OTRAS EQUIVALENCIAS

(NIVEL INTERMEDIO: incluyen triadas Aumentadas y disminuidas)

OTRAS EQUIVALENCIAS

(NIVEL AVANZADO: incluyen notas de color*)

*Las notas de color son notas que realmente están fuera de la escala pero que agregan un toque de exotismo: en este caso, la tríada sobre el VII- nos genera dos notas de color (la 7ª Mayor y la 4ª Aumentada)

CONSEJOS PARA UNA IMPROVISACIÓN MÁS FLUIDA Y ORGÁNICA

CONSEJO #1
Usa dos notas de la triada 1 y luego las tres notas de la triada 2. Por ejemplo: Eb, Bb, C, A, F, G, Eb, F, C, A..
CONSEJO #2
Superpón las dos triadas -sin solaparlas- para crear una línea muy vertical. Por ejemplo, tocando Eb, G, Bb, C, F, A en sentido ascendente.
CONSEJO #3
Combina el uso de PARES DE TRIADA con otro tipo de lenguaje, por ejemplo, PENTATÓNICAS o líneas basadas en la ESCALA BEBOP. De esta manera conseguirás melodías más naturales y equilibradas y no saturarás al oyente con el mismo “soniquete” de los pares de triada todo el tiempo.
CONSEJO #4
Usa la técnica del SLIDE-UP, para crear tensión y resolverla. Es un modo fácil de empezar a sonar OUTSIDE.
CONSEJO #5
Conecta las notas de la tríada con notas de paso diatónicas o cromaticas.

Para usar cromatismos puedes conectar las notas de la triada de la siguiente manera:

– La Fundamental con la 3ª (ascendente o descendentemente)

– La 3ª con la 5ª (ascendente o descendentemente)

De este modo conseguirás oscurecer y ocultar que en realidad estás basando tu improvisación en una fórmula triádica, consiguiendo líneas más orgánicas.

CONSEJO #6
No te limites a usar las triadas en posición cerrada (todas las notas se mantienen dentro del ámbito de una octava -8ª-). En su lugar, abre algunas triadas para dar un sonido más amplio, que te ayude a recorrer todo el rango efectivo de tu instrumento.
CONSEJO #7 (EL MÁS IMPORTANTE)
Aprende a combinar y a aplicar los DIFERENTES tipos de triada: Mayor, Menor, Aumentada y Disminuida.

Por ejemplo:

– Mayor/Aumentada

– Menor/Disminuida

BONUS TRACK: EL SECRETO DE BILL McHENRY

El 11 de febrero de 2016 -no soy un freak, es que era la noche de mi cumpleaños-, estaba tomando unas copas entre amigos y Bill McHenry estaba entre ellos. Nunca pensé que gracias a que Gorka Reino, quien le instó a contármelo, Bill accedería a revelarme un secreto de lo más curioso: pues tras años trabajando de mil maneras sobre el círculo de cuartas, nunca fui capaz de descubrir este secreto:

PARA SABER MÁS…

Te recomiendo el DVD: The Music of George Garzone & The Triadic Chromatic Approach disponible a través de JodyJazz por $59’95.